Bagua no termina

La forma como se están llevando los procesos judiciales que buscan sancionar las responsabilidades de los lamentables sucesos ocurridos hace cuatro años, y que  inclinan la balanza de un solo lado para que los indígenas carguen con todo el peso de la ley, es la prueba clara de que la tragedia de Bagua no termina.

No  es solo que los procesos estén avanzado lento, sino que ahora la Sala competente se rehúsa a seguir llevando el caso. Los líderes indígenas se encuentran inmersos en procesos que están en las antípodas de la interculturalidad. Y, además, todoindicar que solo se les hará responsables a ellos   y a los policías con quienes se enfrentaron por causa de un pésimo operativo de desalojo que, por su magnitud, no podía sino contar con la anuencia y conocimiento de los altos funcionarios del gobierno. Sigue leyendo